¿Por qué los codependientes atraen a los narcisistas?

Aunque puede ser un cliché en las películas, la chica buena atraída por el tema del chico malo es una parte muy real de la experiencia de vida de las mujeres de todo el país. En mi práctica como terapeuta, así como en mi papel como coach, trabajo con individuos con codependencia que se encuentran en relaciones con narcisistas una y otra vez.

La Danza

En la investigación de las adicciones, la relación entre un codependiente y un narcisista a veces se conoce como una danza. En mi trabajo, hay un patrón definido de comportamiento en el que cada parte desempeña su papel, permitiendo así que la otra parte también desempeñe su papel.

Tanto el codependiente como el narcisista tienen una mala relación consigo mismos como individuos. El codependiente ha aprendido a poner a los demás en primer lugar y a minimizar las necesidades de sí mismo. El narcisista es todo lo contrario, se coloca por encima de todos los demás, con el único objetivo de una relación de explotación para satisfacer las necesidades. En el codependiente, el narcisista encuentra al último dador, una persona que da hasta el punto de perderse por completo a sí misma.

En el artículo online, «All About Narcissistic Personality Disorder», un estudio publicado por el Journal of Clinical Psychiatry reportó que el 7.7% de los hombres y poco más de la mitad de ese número, cerca del 4.8% de las mujeres, en la población adulta desarrollaría NPD (Narcissistic Personality Disorder). Como con todos los trastornos, no existe una prueba para la afección, sino más bien la prevalencia y apariencia de conductas y creencias específicas que deben ocurrir para ser diagnosticadas con NPD.

Algunas de estas cuestiones incluyen la importancia exagerada de sí mismos, las fantasías sobre su superioridad, la necesidad de admiración constante, los sentimientos de derecho y la falta de empatía hacia los demás. También tienden a tener un falso encanto y carisma significativo que pueden utilizar en su beneficio para convertirse en el socio perfecto para el codependiente. Se moldean a sí mismos en alguien que satisface las necesidades del codependiente en las primeras etapas de la relación, mostrando su verdadera personalidad narcisista sólo una vez que la relación se ha formado.

Al mismo tiempo, la persona codependiente carece de la capacidad de establecer límites, se concentra en complacer a los demás, tiene una autoestima muy baja y asume la responsabilidad de los problemas de otras personas, además de poner excusas a su comportamiento.

Al considerarlos como dos parejas en un baile, no es sorprendente ver cómo encajan entre sí. En mi coaching con codependientes, ayudar al individuo a ver por qué ocurre esta atracción es fundamental para que el individuo sea capaz de romper el ciclo y entablar relaciones saludables.

Aprende un nuevo baile

Trabajar con codependientes en mi práctica de coaching y terapia consiste en aprender un conjunto diferente de patrones de pensamiento y comportamientos. Para salir de la vieja forma destructiva de pensar y convertirnos en algo nuevo, positivo y útil en lo que nos centramos:

Desarrollo de la autoestima.

Abordar el tema de la baja autoestima que se encuentra en la codependencia es clave para sentirse cómodo con uno mismo y sentirse satisfecho como persona en su totalidad, sin necesidad de una pareja para completar el cuadro.

Ajuste de límites.

Aprender a decir no y a establecer límites efectivos para protegerse emocionalmente toma tiempo, pero es una habilidad altamente efectiva.

Aprender a estar cómodo solo.

Es fundamental desarrollar áreas de la vida en las que centrarse fuera de las relaciones. Esto le da tiempo para cambiar sus pensamientos y comportamientos mientras elimina los mecanismos negativos del pasado.

La codependencia es un comportamiento aprendido, y puede ser cambiado. No es fácil, pero con el entrenamiento, la terapia y la creencia en ti mismo, sucederá.